Maltrato en la vejez: cuando la violencia no tiene edad



Tan real y preocupante es el abuso y destrato a nuestros mayores que hasta Naciones Unidas creó un día para que en el mundo se reflexione acerca de esta repudiable conducta. Todos podemos hacer algo para evitarlo.

El maltrato al anciano es todo acto u omisión sufrido por personas de 65 años o más, que vulnera la integridad física, psíquica, sexual y económica, el principio de autonomía, o un derecho fundamental del individuo; que es percibido por éste o constatado objetivamente, con independencia de la intencionalidad y del medio donde ocurra (familiar, comunidad, instituciones). 1

El maltrato de personas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona anciana. Puede ser de varios tipos: físico, psicológico/emocional, sexual, financiero o simplemente reflejar un acto de negligencia intencional o por omisión. 2

Hay muchas variables que inciden en el viejo como factores generadores de fragilidad, que provocan una limitación progresiva de las actividades físicas, mentales y sociales, hasta que aparece la dependencia para las actividades básicas de la vida diaria.

Si a esta situación anterior le agregamos problemas de salud, nos llevarán a requerir cuidados en forma continua que en muchos casos determinan la institucionalización o el cuidado en el domicilio. Esto puede favorecer la aparición de maltrato.

La persona maltratadora suele ser un hijo/a adulto. Se ha observado que el maltrato físico es el más utilizado con frecuencia por los varones, pero las mujeres también pueden cometer abusos. El maltrato suele ocurrir tanto en el entorno familiar como en el institucional. En algunos casos también se percibe un abuso material y/o económico.

La mayoría de las personas maltratadoras son los cónyuges. Deberíamos pensar si es una violencia doméstica o un maltrato de una persona anciana. Suele deberse a veces a la enfermedad de uno de los esposos (demencia, enfermedades varias). En algunos matrimonios es una larga historia de maltrato de cónyuges, habiendo alcanzado la edad de la vejez. 3

Según la definición de la organización Acción contra el Maltrato de los Ancianos en el Reino Unido, adaptada por la Red Internacional de la Prevención del Maltrato de las Personas Mayores,

"el maltrato de los ancianos consiste en realizar un acto único o reiterado o dejar de tomar determinadas medidas necesarias, en el contexto de cualquier relación en la que existen expectativas de confianza y que provocan daño o angustia a una persona mayor"
.

Tipos de maltrato

Físico: uso de la fuerza física que puede determinar lesiones corporales y dolor fi´sico.

Sexual: sin consentimiento.

Negligencia: es el no cumplimiento de algunas de las obligaciones debidas hacia una persona mayor (alimentos, higiene, medicación, seguridad personal, etcétera).

Abandono: no asumir la responsabilidad de los cuidados.

Económico: usar ilegalmente su dinero, propiedades, apropiación de los bienes, extorsión, falsificación de firma.

Médico: es la limitación de actitudes diagnosticas o terapéuticas debido a la edad y al costo.

Emocional: infligir dolor emocional o estrés (desprecio, aislamiento, ignorancia, insultar, gritar, humillar, amenazar, etcétera).

Factores de riesgo

Perfil del agresor

Sexo: Las mujeres parece que son más negligentes. Los hombres son más extremos en el maltrato: físico y de abuso sexual.

Aislamiento social: los agresores habitualmente tienen problemas con las relaciones sociales.

Dependencia económica: los cuidadores son económicamente dependientes de las victimas (alojamiento, manutención, transporte)

Psicopatología: suelen presentar más trastornos mentales y problemas psicológicos y consumo de sustancias, siendo la depresión el trastorno más frecuente.

Violencia intergeneracional en el seno de la familia: las personas aprenden a ser violentas.

Ageismo: existen estereotipos negativos sobre la vejez que están presentes tanto en los jóvenes como en las personas mayores.

Perfil de la víctima

Sexo: el mayor porcentaje son mujeres. Ellas son las que sufren los casos más graves de maltrato físico como psicológico.

Aislamiento social: la victima vive con su agresor, generalmente su único cuidador.

Dependencia: mayor mente los pacientes demenciados (Alzhéimer).

Depresión: la depresión, ideas suicidas y los sentimientos de infelicidad, vergüenza son comunes entre las víctimas.

Indicadores de maltrato

Historia clínica: la existencia de lesiones previas no explicadas, o lesiones similares ya detectadas en anteriores visitas al médico.

Actitud: constatar explicaciones no concordantes entre la familia o acompañante con el anciano o la impresión de temor por parte del mismo ante la pregunta efectuada.

Abuso físico: sospechar ante el hallazgo de fracturas o esguinces frecuentes, hematomas o heridas frecuentemente en las muñecas, hombros, cara, abdomen. Escaras en personas con movilidad disminuida, deficiente higiene corporal, su vestimenta inadecuada. El mal estado de sus anteojos, prótesis dentales o audífonos.

Abuso psicológico: amenazas, acoso e intimidación frecuentemente verbal. El cuidador maltratador intenta evitar que la víctima se relacione con otras personas.

Abuso económico: es detectado por las trabajadoras sociales, que sospechan movimientos de cuentas bancarias o transferencias de bienes a miembros de la familia o cuidadores, fundamentalmente con ancianos con deterioro cognitivo.

Maltrato institucional

Un tipo especial de maltrato es el que se produce en ámbito institucional público o privado, generalmente relacionado con una escasa profesionalidad y formación de los cuidadores.

Cuestionario para detectar signos de abuso o maltrato

¿Alguna vez alguien le pegó o hizo daño?

¿Le sacaron cosas suyas sin consentimiento?

¿Alguna vez lo retaron o amenazaron?

¿Tiene miedo de alguien en su casa?

¿Alguna vez firmó documentos que no comprendía?

¿Está solo a menudo?

¿Alguna vez no lo ayudaron en sus necesidades o cuidados personales cuando lo necesitaba?

¿Alguna vez lo tocaron sin su consentimiento?

¿Alguna vez lo obligaron a hacer cosas que no quería?

Sobre el autor

Dr. Félix Nallim - Médico Geriatra
Master en Gerontología Social
Presidente de la Caja de Previsión Para Profesionales del Arte de Curar de Mendoza
Presidente de Asociación Gerontológica Argentina (AGA)
www.gerontogeriatria.org

Bibliografía 1. Kessel Sardiñas, H. (1996). Primera Conferencia Nacional de Consenso sobre el Anciano Maltratado. Revista Española de Geriatría y Gerontología, vol 31, N° 6 (págs. 367-372).
2. Declaración de Toronto para la prevención global del maltrato de las personas mayores (2002). Ginebra: Organización Mundial de la Salud.
3. Envejecimiento, Dependencia y cuidados informales. Joan Carles Rovira y Antoni Rivero. Barcelona, España. Master en Gerontología Social. 2016. (págs: 28-33).

Fuente: Diario Salud