Cáncer Testicular



Síntomas y detección precoz del cáncer

La gran mayoría de los casos de cáncer de testículo es detectado por el propio paciente. No produce síntomas generales que puedan hacer sospechar de un problema médico, como fiebre o dolor. Dado que el cáncer de testículo es curable cuando se detecta precozmente, los expertos recomiendan la realizacioacute;n mensual de la autoexploración testicular tras una ducha caliente, cuando el escroto está más relajado. El varón debe examinar suavemente cada testículo palpando en busca de bultos duros y luego comparar ambos.

Los síntomas incluyen: un pequeño bulto fijo en el propio testículo, generalmente indoloro pequeño dolor o pesadez en un testículo (sin haber recibido nigún golpe reciente) una repentina acumulación de fluido en el escroto ligero agrandamiento o molestias en los pezones o en los pechos dolor sordo en el bajo vientre o la ingle aumento o disminución significativos del tamaño de un testículo.

Cualquiera de esos síntomas debería ser consultado con el médico de familia, el cual valorará la importancia de los síntomas e indicará si es preciso realizar estudios complementarios o si es necesario acudir al urólogo u otro especialista. El cáncer de testículo es uno de los más curables de todos si se detecta pronto. El diagnóstico del cáncer de testículo se realiza mediante ultrasonidos con una ecografía de los testículos, y si lo hay, su extensión por rayos X y TAC. En caso de un diagnóstico dudoso, la ecografía debería ser realizada antes de 2 semanas. Además en un análisis de sangre se miden los marcadores tumorales específicos AFP, GCH-ß, (y LDH) que proporcionan mayor evidencia sobre el tipo de tumor y su extensión. La biopsia o PAF del testículo está contraindicada en general, puesto que puede facilitar la dispersión del tumor por una ruta que no es la usual. Y está indicada en pacientes con tumores retroperitoneales o mediastinales.

Factores de riesgo

Cáncer previo en el otro testículo
Edad (entre los 15 y 50 años)
Criptorquidia (testiculo no descendido, aumenta hasta en 14 veces el riesgo)
Raza blanca, en el norte de Europa
Hermano que haya tenido cáncer de testículo
Subfertilidad
Actualmente existen campañas publicitarias que invitan a los hombres a examinar sus testículas -de forma análoga a las mamas femeninas- con regularidad.

Patología

El cáncer de testículo puede desarrollarse a partir de cualquier tipo de célula de las presentes en el testículo, pero más del 95% de todos los cánceres de testículo son de células germinales. (Las células germinales producen los espermatozoides; en sí mismas no son patogénicas). En general, aquí nos referiremos al cáncer de testículo de células germinales. La histopatología del cáncer de testículo es complicada, y debería ser hecha por un patólogo experimentado que especifique características tales como, invasión vascular (en los noseminomas), de la rete testis (en los seminomas), o el porcentaje de los distintos tipos de tumor si los hubiere.

Clasificación

Los tumores de células germinales se distinguen entre seminomas y noseminomas (En el Reino Unido los noseminomas los denominan genéricamente teratomas, mientras que en EE.UU. usan la palabra teratoma para otro tipo).

Los seminoma son tumores de células germinales inmaduras de crecimiento lento y representan alrededor del 50% de los casos, de los cuales el 75% son de estadio 1. Los seminomas tienden a estar confinados al testículo puesto que se propagan relativamente despacio, y a través del sistema linfático. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de mayor edad.

Los noseminoma, por el contrario, son células germinales más maduras que se propagan con mayor rapidez. Los noseminomas engloban varias subclases; sus tasas de expansión varian algo pero se tratan de forma similar. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de menor edad.

1 - Carcinoma embrionario, es el tipo más común, aunque normalmente aparece junto con otros tipos.
2 - Tumor de saco vitelino, es el tipo más común en los niños, en los que se cura con mucha más facilidad que en los adultos.
3 -Coriocarcinoma, es un tipo muy poco frecuente (1%). Dado su diseminación hematogena es agresivo y altamente mortal.
4 - Teratoma inmaduro
5 - Teratoma maduro, son células adultas premalignas que rara vez se extienden, pero que pueden transformarse en otro tipo.

Cuando ambos, seminomas y noseminomas están presentes en un tumor (lo cual no es raro), el tumor se clasifica como noseminoma y se trata como tal. La anatomía patológica del seminoma se confunde con relativa facilidad con la del carcinoma embrionario. En caso de recibir tratamiento de radioterapia, se debe asegurar que realmente no ha habido confusión, puesto que el carcinoma embrionario es un noseminoma que no es sensible a la radiación y sería un tratamiento inútil.